Esto que escribo es para ti, para mí, para quien quiera recibirlo. Espero que te presione algunos botones al leerlo, y muevas un poco el trasero para una zona que no sea cómoda. ¿Un mensaje fuerte? Para nada, solo quiero que te mires en el espejo, como yo me miro contigo.

Pero de verdad, ¿por qué siempre dices que harás algo? pero de la boca no pasa a la acción. Lo resultados dependen de nuestras decisiones, de saber subir al tren correcto. Pasan trenes y dices que subirás al próximo.

Siguen pasando trenes y sigues viendo y saludando a los que vamos en ellos. Te quejas de tu edad, de lo mucho que pudiste hacer, de lo que no has hecho. El futuro no es culpa de nadie, es responsabilidad de quien lo va creando. Siempre será tu responsabilidad vivir, de lo único que puedes estar seguro es que algún día vamos a estar bajo tierra. Y si aún no has hecho nada, es por qué no lo has querido hacer. ¿Acaso no te ves capaz de lograrlo? Todos podemos crear lo que queramos, pero ponga también los pies en la tierra, existen habilidades y tipos de inteligencia para cada cual. Me refiero a que, no vas a poder volar, ya que no eres un ave.

No te quejes de nada, si tú no has hecho algo para salir de tu situación actual. Te quejas de todo, pero mucho de tu entorno lo puedes modificar, y tu eliges seguir ahí. Lo más sencillo es lamentarse y pasar la culpa a mil personas más, a muchas circunstancias. Pero la realidad es una sola, no hablo de la verdad, hablo del realismo que nos dice el nombre a los colores, y las tonalidades a los mismos.

¿Hasta cuándo? ¿Cuánto tiempo va a pasar? Entiéndeme, el tiempo se va.

Espero no sea muy tarde “después”. Todo lo dejas para después. Vives en el mañana, y “mañana lo hago”, “mañana le digo que la amo”, “mañana comienzo”… Y ese mañana nunca llega… ¿Qué tipo de historia le contarás a tus nietos?

Imaginemos que tu vida es una película, ¿realmente vale la pena verla? Todo lo que hacemos tiene “precios a pagar”, hasta las buenas acciones. Debemos estar dispuestos a enfrentarnos a ello. 

Vivir con miedo, no es vivir para nada. Debemos aceptar nuestro destino y enfrentarlo de cara a ello. Si quieres algo, vas por ello y ya. De no conseguirlo lo vuelves a intentar, es así como se vive cumpliendo metas.

Espero, que sepas que el primer paso, se comienza con un paso. Nadie nació sabiendo caminar. Así que te invito a hacerlo, con pasos de bebé, pero sal y hazlo. Aunque salga mal, hazlo y no pierdas tanto tiempo pensando.

Pensar es bueno, pero no te pagan por ello ¿O tal vez si? Me equivoco, no lo sé todo. Lo que sé es que podemos hacerlo mejor, siempre hay una posibilidad de mejorar algo en ti. En este momento sabes que es. sí que ve por ello y no pierdas tiempo.